TUVIGÚ

'Eunoia', carga positiva con navajas del Atlántico y mojo de limón

Banner-Campaña-1300x200

En sus escritos e imágenes de espléndido cromatismo Shaila Chulani traspasa fronteras hacia formidables sensaciones gastronómicas y en esta entrega dedica su sensibilidad coquinaria a la navajas de nuestro Atlántico con mojo de limón, miso, rúcula y pétalos primavera; lavanda, tagetes y cosmos.

Eunoia, del griego antiguo : εὔνοιᾰ. Se traduce como pensamiento bello, buena idea, buena fe; es la buena voluntad del emisor, la carga positiva que lleva el mensaje, y en su destino, una condición de receptividad.

¡Eunoia! Retumba en mi mente mientras pasan galaxias propias delante de mis ojos, y tú, sigues ahí, con una sonrisa de oreja a oreja y dándome la seguridad que en ocasiones así necesitamos. Veo volar al borde de mis pestañas el dibujo que forman, cual aleteo de mariposa, nuestras energías en forma de amor, protección y esa paz a la que en otro tiempo llegábamos de la mano.

Crearemos recuerdos nuevos, tan bonitos como los de ayer. Lo prometo.
Encuentro vibraciones que me hacen sentir y bailar, al ritmo del sonido de las olas de tu trocito de mar favorito, siento dónde podemos ser sin dudar, perfumados con aires de petricor y llenándonos de los colores de nuestra agricultura. Vuelvo al puesto de siempre en el mercado local, a la ventita del barrio, o levanto la mirada hacia un lugar conocido y añorado y me deleito con las flores de su propio jardín.

Así llega, esperando encontrar confianza con gaman en esas manos que nos proveen de productos que amamos, que nos da el mundo sin haberse percatado siquiera de lo que nosotros vivimos. A mis manos llegan, navajas de un mar Atlántico, fresquitas y juntas en un mismo pack, ése que lleva “sabor” de segundo nombre.

Y exprimimos un limón, mi hilo conductor favorito, pues me prepara y me aporta, para aguantar mareas altas y potenciar lo que ya sabe, de sensibilidad y pasión. Mojo de limón, rúcula y miso, con con su calor umami y un tono de picor. Una vez en sartén fuerte, las navajas se separan, bailando así cada una con su salsa particular y en propio son. Pétalos primavera de lavanda, tagetes y cosmos que nos recuerdan aromas de su jardín en medio de todo ése mar.

Hoy vivimos. Por eso, en cada producto, en cada bocado y cada idea, mis ojos vuelven al verde esperanza, con su buena intención, que me elige cada vez que puede y sigue luchando en su cuerpo, desde su razón hasta su propio corazón. Eunoia.

Shaila Chulani | Experiencias Gastronómicas
@shailachulanichef

FLOW

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario