TUVIGÚ

Flores comestibles pero, ojo, tóxicas y habituales en nuestros jardines

DUENDE_FUEGO

Sin perder el hilo de la semana pasada en la que hacíamos referencia a flores tóxicas de la familia de la solanáceas, esta semana hemos puesto la atención en plantas tóxicas que frecuentemente encontramos en nuestros jardines y cuyas flores, frutos o semillas son tóxicas y hasta mortales para la salud.

La divulgación de las flores comestibles incluye saber también aquellas que no se deben comer. Observar la naturaleza que nos rodea y emplazar a quien interese de reconocer muchas de estas plantas cotidianas que, a pesar de su belleza, su invitación es a no ser consumidas.

1. Adelfa Nerium oleander

Por su rusticidad, belleza, por sus hojas verdes persistentes y por sus flores que se extienden a lo largo del año, la adelfa es una planta muy presente tanto en parques como en jardines públicos y privados. Sin embargo es una planta tóxica. La intoxicación se produce cuando se mastican las flores o las hojas de la planta. Como suele ocurrir, su sabor es verdaderamente amargo por lo que habrá rápidamente una tendencia a escupir.

Cuenta la leyenda que una compañía de mercenarios de las tropas de Napoleón murieron envenenados por carne cocinada en las brasas de ramas de adelfa ya que su toxicidad no se pierde cuando se calienta.

2. Amarilis. Amaryllis sp

La belleza y diversidad de las flores de Amarillis hace que sea ampliamente cultivada en los jardines de la isla. Sin embargo, toda la planta es tóxica. El alcaloide presente en toda la planta es muy tóxico pudiendo causar parálisis muscular y muerte por asfixia.

3. Hiedra Hedera helix

Planta trepadora, de gran porte que en la isla se convierte en una persistente invasora difícil de controlar. Toda la planta es tóxica, provocando en su contacto irritaciones en la piel. Las flores y sus frutos que maduran en otoño – invierno. La hederina es la sustancia tóxica que causa vómitos, diarreas y hasta depresión nerviosa aunque solo se puede considerar letal si es consumida por niños.

4. Hierba carmín Phytolocca americana

Fue introducida desde América como planta ornamental y ahora mismo se considera una planta invasora. Sus bayas se han utilizado como colorante dado su similitud con el color del vino tinto. Las bayas son ligeramente tóxicas y esta aumenta según va madurando el fruto hasta llegar a modo semilla que son de alta toxicidad tanto para animales como para las personas.

5. Campanilla morada Ipomoea purpurea

Planta ornamental, trepadora y muy invasora. Su capacidad de crecimiento es tal que, en la isla son muchos los campos que han sido invadidos por la planta dejándolos imposibles de cultivar.

El consumo elevado de estas flores pude causar diarreas, vómitos y hasta alucinaciones.

6. Flor de Pascua Euphorbia pulcherrima

La planta quizás más regalada en navidad, en la isla está muy presente en muchos jardines dado su capacidad de adaptación al clima. Toda la planta es tóxica, el contacto con su látex es irritante y más cuando es ingerida o entra en contacto con las mucosas. La planta contiene alcaloides, fenoles y resinas que al ser ingerida puede provocar diarreas y vómitos.

7. Hortensia o flor de mundo Hidrangea macrophylla

Las flores y las hojas de la hortensia son tóxicas ya sea por la propia ingestión de sus partes que contiene glucósidos cianogénicos y saponinas. Los efectos que produce sobre el organismo van desde vómitos hasta dolor abdominal, diárrea, etc. . Su sabor y textura es bastante desagradable por lo que fácilmente será desechada si se llega a ingerir.

8. Lantana, bandera española, lantana camara

Flores de colores llamativos y aroma afrutado. El extracto se aprovecha para uso como repelente de insectos. Las flores consumidas pueden causar problemas respiratorios.

Es una planta muy tóxica, tanto para personas como para animales por la presencia de triterpenos como el lantadeno

9. Pan de puerco Cyclamen purpurascens

Sus hojas son siempre verdes con muchas variedades de colores. Planta que crece fácilmente en exterior pero también se vende como planta de interior. La ingesta de la planta produce vómitos, diarreas, parálisis y espasmos a quien la consume.

10. Ricino ricinus communis

Toda la planta contiene el alcaloide ricinine. Siendo en sus semillas donde se encuentra su mayor concentración. Este alcaloide es mortal y mejor no poner a prueba, es uno de los venenos más potentes que podemos encontrar en estado natural. Una semilla de ricino puede matar a una persona y no existe antídoto que lo cure.

Sin embargo, el aceite de ricino es un fuerte purgante.

FLOW

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario