TUVIGÚ

Reencuentro gastronómico (opinión Ramiro Cuende)

Banner-Campaña-1300x200

Seguimos unidos amigos. La Academia de Gastronomía de Tenerife, un gran apéndice isleño de la Real Academia de Gastronomía de España, y de sus Amigos, podemos decir con orgullo y humildad, que nuestra institución culinaria ha sido un referente a nivel nacional durante muchos años, y que con toda seguridad lo vamos a seguir siendo, tan solo con nuestro compromiso de siempre; ayudar, conocer, animar, valorar y expandir el mundo de nuestra cocina. No es fácil mantener el alto valor con que ha sido reconocido el universo de este arte llamado gastronomía. En esa labor estaremos con renovados ánimos.

Por motivos que a ninguno de los académicos se nos escapa cubrir la falta de nuestro druida, el gran Manuel Iglesias, al que seguro la vida lo tiene descansando en el “Mar de Las Calmas”, flotando entre caldos y viandas ¡es y será insuperable! Lo echaremos siempre de menos, pero como la vida siempre continúa, continúo.

Tras una larga temporada, digamos aciaga, bajo el mandato del que fue Presidente José Luis Zubieta Pérez, por motivos difíciles de explicar a pesar de su sesudo trabajo. Porqués que guardan relación con un sinsabor; la crisis económica de nuestro país, la dificultad de descubrir espacios de ilusión, sucede en ocasiones, e incluso me atrevería a decir aunque nos duela a todos, creo que no hemos estado a la altura para cambiar el rumbo de un barco a la deriva. Me viene a colación, la viejo expresión de: “Pelillos a la mar”.

Vaya por delante mi agradecimiento, a todos los miembros de la anterior junta. Dicho lo cual, como no puede ser de otra manera tenemos que pasar página, para continuar viviendo un nuevo capítulo de nuestra historia en torno a la buena mesa, resultado del trabajo de entusiastas cocineros, sus colaboradores y sus queridos calderos.

Lo cierto es que tras pedir árnica, como nos enseñó María Moliner, en su también insuperado «Diccionario de uso del español», en el que nos enseña que pedir árnica significa «declararse vencido o en una situación apurada y pedir ayuda». Cuestión que ennoblece a quién la pide tras el esfuerzo. Al ser así, una institución como la Academia de Gastronomía pone manos a la obra, con la sana finalidad de ayudar al Presidente que lo fue durante años y procede a su renovación. Lo que sucedió el pasado 28 de noviembre, en el nuevo Hotel Urban Anaga, dirigiendo los fogones del Restaurante Anastasia el chef Armando Saldahna, con la asistencia de un gran número de académicos.

Cierto es que entidades como la que nos ocupa prevén sus relevos para el momento que fuere menester; se conversa, se analiza el trabajo hecho, los encuentros realizados, nuestra debida presencia social, y tantos detalles propios de un mundo tan trascendente como es el de la gastronomía, y más en nuestra tierra, Tenerife, referente en la mejora y el avance de nuestra cocina y nuestros caldos, un trabajo que se renueva desde algo más de treinta años. Tras la susodicha reflexión se convocan elecciones, y se presentan candidaturas para afrontar este bello reto. En esta ocasión solo se exteriorizó una.

Hemos vivido y compartido la explosión a nivel mundial de la gastronomía española; nombres como el gran Arzac o nuestro maestro Gamonal, son un orgullo para todos los apasionados de este arte, el culinario, basado en; el estudio, la investigación, el ensayo, la experimentación, y, por supuesto, un trabajo incansable.

Volvamos al mantel, fue un pleno amable donde loas haya, dirigido por nuestro Presidente fundador, Roberto Ucelay Sabina, tras el mismo tomó posesión del cargo de Presidente de nuestra academia Don Antonio De la Cruz Veguero por aclamación de los presentes, lo cual fue ensalzado brindando por el éxito de su mandato. Su Junta Rectora estará compuesta por: Don Antonio De la Cruz Veguero, Presidente, Doña Lourdes Fernández López, Vice Presidenta Primera, Don Luis Díaz de Losada, Vice Presidente Segundo, Doña María del Rosario Fresno Baquero, Secretaria, Don Juan José Saavedra Gallo, Tesorero, Don Antonio Gómez Jiménez, Censor, Don José Carlos Marrero González, Vocal, Don Javier Melián García, Vocal, y Don Ramiro Cuende Tascón, Bibliotecario. Todos recibieron la felicitación de los académicos presentes, incluso se recibieron llamadas desde el extranjero en las que sotto voce, se escuchó una sutil ovación.

Para terminar, una breve mención a los clásicos. Por esta vez nuestro gran y admirado, Don Miguel de Cervantes: "Una olla de algo más vaca que cordero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda…”, viandas que espero nos sirvan de mascarón de proa para llegar a un buen puerto henchido de; restaurantes, tabernas, guachinches, tascas, figones, casas de comida, bodegas, etcétera, en los que nos esperen gustosos platos con sus y maridados caldos y todo tipo de sorpresas reunidos alrededor de una buena mesa.

Esta descripción tierna y socarrona que podemos encontrar en la primera página de las aventuras del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha ya se ha convertido en una referencia clásica de la obra y un perfecto indicio de la presencia que la gastronomía tiene en la narración cervantina. Las rutas que recorren Quijote y Sancho están envueltas de sabores, aromas y productos de la tierra que el autor cita con frecuencia como un elemento más, tan relevante como cualquier otro, en la construcción de una de las historias más ricas y sabrosas de la literatura mundial.

Está en: http://miguelde.cervantes.com/gastronomia.php. Donde encontrarán una extensa bibliografía sobre Don Quijote, Sancho y una de nuestras pasiones, la gastronomía.

Ramiro Cuende Tascón
Bibliotecario de la aG de Tenerife

FLOW

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario