COCHINO_NEGRO

Frangollo de antaño

SERVICIO_WHATSAPP

Los medios, hace unas décadas, eran escasos y, para endulzar, el frangollo era un invitado goloso a la mesa y cuando se podía “invitarlo”.

La compra. Con medio kilo de cereal (hoy encontramos sin dificultad el específico para este icono repostero), a esta cantidad se le añade un litro de agua (*) más o menos, y que cubra, y se pone a hervir a fuego medio.

A la faena. Durante hora-hora y media, se va removiendo con toda la ternura y cariño, además de frecuencia; si se le quiere dar matiz, se agrega en ese hervor, a ojo o al gusto, cáscara de limón, canela y azúcar.

Hervir, hervir…, hasta que se evapore el agua y coja consistencia, y adecua en una fuente. A enfriar, hasta que la consistencia deje dividir pequeños bloques. Éstos se sirven con leche muy caliente y los más golosos pueden espolvorear algo de azúcar.
Dato curioso.

También se puede usar leche en lugar de agua, pero en determinadas épocas era difícil tener suficiente para estos menesteres, al igual que el azúcar. (Receta de Alicia González Real)

*Del libro "Recetas Antiguas de Canarias" (Francisco Belín, Editorial Kinnamon)

FLOW
CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario