TUVIGÚ

Flor de jazmín, saborizante en repostería con infinitas aplicaciones

Banner-Campaña-1300x200

Es verano en sus colores y especialmente en sus flores. Respiramos los aromas de muchos jardines en los que sin darnos casi cuenta, sus flores también, nos las podemos comer. Nuestros ojos se posan a admirar esta semana a la flor del jazmín, planta enredadera que rezuma abundancia en flores y en su aroma que embelesa.

El más común entre ellos es el Jazmín (Jasminum officinale) originario de China y Persia pertenece a la familia oléaceae. Cuenta con una larga historia a la que se hace referencia desde lo antiguo en los escritos de Oriente y de Egipto. Las flores del jazmín se tiene forma de estrellas, se agrupan en racimos y sus colores van desde el blanco, pasan por tonalidades rosadas en los bordes hasta las variedades de flores amarillas.

La dulce intensidad de su perfume es variable. Su fragancia ha sido la protagonista de perfumes que además de aportar sensualidad, la fitoterapia se ha servido de sus virtudes sedativas y antisépticas. En boca, tiene una textura ligera y puede dejar un ligero amargor.

Llevada a cocina, la flor del jazmín es de las flores que podemos servir como ingrediente de manera abundante, es protagonista desde antaño de helados, sorbetes, chocolates, siropes o saborizante de la repostería más delicada, la lista de posibles aplicaciones sería infinita… abierta a la inspiración del que se preste. En la cocina salada, nos encontramos el arroz jazmín popularizado por la cocina Thai, pero una vez más, podríamos servirnos de la flor para aromatizar cremas, quesos, ensaladas, frutas ácidas como el mango, la naranja o la frambuesa, sopas frías o carnes.

En infusiones, es de todos conocidos el te verde al jazmín por su perfume al que podemos añadir unos toques de jengibre.

Dada la cantidad de plantas a las que comúnmente se las nombra como jazmín, referimos en estas líneas, de entre las más de cuarenta especies, aquellas consideradas como comestibles. Reiterándonos una vez más en nuestra recomendación imperiosa de reconocer la planta antes de comernos la flor para evitar así posibles intoxicaciones. Tomando como referencia el Gran Tratado de Flores Comestibles enumeramos a continuación los nombres científicos de las especies más comúnmente comestibles: Jasminum officinale, Jasminum grandiflorum, Jasminum polyanthus, Jasminum nudiflorum, Jasminum fructicans, Jasminum sambac y Jasminum odoratissumn.

Flores delicadas, perfumadas, con historia y con gran presencia en muchas de nuestras casas, una semana más ¿flores para qué os quiero? Y es que ¿cómo no os voy a querer?

Referencias: Gayet, M. 2018. Grand traite des fleurs comestibles. Ed. Le sureau.

Laura López Terrón

Flaura.es

*"Las flores tienen el poder de despertar, en aquel que las admira, su verdadera naturaleza". E. Tolle

www.mijardinsecome.com

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario