Familia Torres en favor de la viticultura regenerativa frente al cambio climático

Familia Torres ha iniciado un plan agrícola para aplicar el modelo de agricultura regenerativa en sus viñedos ecológicos. El objetivo es llegar a un nuevo equilibrio basado en el incremento de la biodiversidad y de materia orgánica de forma natural, potenciando así la función de los viñedos como sumideros de carbono. La quinta generación de esta bodega familiar del Penedès decide dar un paso más allá en su compromiso ambiental y adopta la viticultura regenerativa, en su concepción holística de la tierra, como una de las soluciones para luchar contra el cambio climático y alcanzar su objetivo de tener un impacto positivo en el clima a partir de 2050.

El plan agrícola de Familia Torres contempla la reconversión, durante un periodo de cinco años, de más de 500 hectáreas de viñedos ecológicos en propiedad, distribuidos en las denominaciones de origen Penedès, Priorat, Conca de Barberà y Costers del Segre. Las prácticas regenerativas, algunas de las cuales ya aplica actualmente la bodega en la gestión de sus viñedos, se implementarán paulatinamente para regenerar el suelo y se irán ajustando en función de los resultados. Como punto de partida, se realizarán ensayos en las fincas Mas La Plana, en Pacs del Penedès (DO Penedès), Mas de la Rosa, en Porrera (DOQ Priorat) y Milmanda, en Vimbodí i Poblet (DO Conca de Barberà), así como en viñedos de Jean Leon, en los que ya se están llevando a cabo varios proyectos.

Según Miguel Torres Maczassek, director general y quinta generación de Familia Torres: “Somos conscientes de que este es un largo proceso de aprendizaje en el que hay que desaprender para buscar un nuevo equilibrio”. Y añade: “es un cambio de paradigma en la gestión del viñedo, pero creemos que es necesario ya que la viticultura regenerativa es actualmente la única solución que permite almacenar el carbono atmosférico en el suelo y luchar contra el cambio climático”.

Viticultura regenerativa, clave para mejorar la calidad de los suelos, los vinos y el medio ambiente

La agricultura regenerativa busca restablecer el ecosistema natural a partir de técnicas respetuosas que aúnan los conocimientos ancestrales y la tecnología moderna. Sus principales pilares son incrementar la materia orgánica de los suelos de forma natural; no arar volteando la tierra para no dañar la superficie y evitar que se libere el carbono retenido en el suelo; usar cubiertas vegetales para maximizar la asimilación de CO2 atmosférico e incrementar la biodiversidad.

Tener un impacto positivo en el clima, compromiso de Familia Torres en 2050

La quinta generación de Familia Torres suscribe este compromiso con la viticultura regenerativa en el marco de Torres & Earth, el programa ambiental impulsado en 2008 frente al cambio climático.

El uso de energías renovables, medidas de eficiencia energética, movilidad sostenible y reducción del peso de las botellas, entre otras acciones, han permitido a la bodega reducir sus emisiones de CO2 por botella (directas e indirectas) en un 30% del 2008 al 2019. Ahora, Familia Torres orienta sus esfuerzos a la captación y fijación del CO2, impulsando proyectos como la reforestación en la Patagonia chilena, las tecnologías CCR (Carbon Capture Reuse) y las prácticas regenerativas. Su objetivo es reducir su huella de carbono en un 55% en 2030 y tener un impacto positivo en el clima (‘Climate Positive’) a partir de 2050.

Familia Torres ha cofundado, junto a la bodega californiana Jackson Family Wines, la asociación International Wineries for Climate Action (IWCA), integrada actualmente por diez bodegas de seis países, para impulsar la descarbonización del sector del vino a nivel global. IWCA cuenta con un grupo de trabajo sobre viticultura regenerativa.

 

No existen comentarios

Publicar un comentario