HEINEKEN

"Chicharreros", columna de Eufrasio Sánchez en "El Comercio"

CAJA_SIETE

Eufrasio Sánchez. El querido colega y amigo, uno de los 'catedráticos' de los críticos gastronómicos nacionales, recientemente designado embajador de "Yo soy Tenerife", firmó su columna habitual "Caldo corto", en la sección "Yantar" del periódico señero de Asturias, "El Comercio", dedicada a los chicharreros. Todo un detalle de esta gran pluma del periodismo de la gastronomía, la cocina, los vinos y la sala, que él, junto a su familia, tanto ama a Canarias y a Tenerife. Reproducimos esas palabras que reflejan todo ese cariño. Un abrazo de Tenerife, los tinerfeños, los chicharreros y de esta casa de huleymantel, del Grupo AtlánticoHoy. (*Francisco Belín, director de huleymantel).

 

"Chicharreros"

"Este verano, como otros muchos, he pasado unos días en mi querida y añorada isla de Tenerife, donde tantos momentos felices he pasado disfrutando de su paisaje (y eso que cuando yo empecé a ir el Teide todavía no estaba puesto), su acariciante clima, su luminosidad, su gastronomía… y hasta del brillo de sus estrellas (tanto las del firmamento como las de Michelin).

En esta ocasión he conseguido aclarar algo que siempre me había llamado la atención sin encontrar respuesta suficientemente convincente: la procedencia del término ‘chicharrero’ atribuido a sus gentes, del mismo modo que a los de Gijón nos llaman ‘del culo moyau’ o a los de Oviedo ‘carbayones’.

Pues bien, parece ser que el de pescador era el principal oficio de los mora- dores de la zona portuaria de Santa Cruz de Tenerife, y el chicharro la especie de captura más abundante y su culinaria la más socorrida, lo que deri- vó en que sus pobladores fueran denominados chicharreros, apelativo que inicialmente era aplicable únicamente a las gentes de la capital insular para acabar extendiéndose a todos los habitantes de la isla. Lo que en un principio podría parecer que tenía connotaciones despectivas, se fue configurando con el paso del tiempo en seña de identidad y orgullo de los santacruce- ros, hasta el punto de levantarle un momento en pleno centro de la ciudad.

No lejos de allí, tuve que acudir yo en mi último viaje a la llamada de Carlos Alonso, nada menos que el entonces presidente del Cabildo de Tenerife, para recoger de su mano el diploma que me acredita como Embajador de Tenerife, una distinción que me supuso un inenarrable chute de felicidad, y en el que a través del mensaje integrador de "Yo soy Tenerife" me colman de abrumadores elogios haciendo un recorrido por mi trayectoria al tiempo que desta- can mi participación activa en su iniciativa de sensibilización turística".

Como para no quererlos".

Eufrasio Sánchez

CORAZON_DE_ESCAMAS
CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario