¿Qué es un steak tartar, de dónde proviene? (Chema Vicente)

Yo me considero asiduo de este plato, es una de las tantas manías que tengo. Me gusta comparar la forma de hacerlo en los distintos restaurantes. El mejor en esta isla lo tengo claro, pero fuera de ella… aún estoy buscando, pues no llego a encontrar “el sitio “.

En mis conversaciones culinarias pregunto dónde pedirlo. Mi buen amigo Diegoberto me recomendó el que hacen en el Ten con Ten de Madrid. Y estoy seguro que lo hizo con toda su buena intención… Gracias Diego.

Sin embargo, debo reconocer, que me estuve preguntando toda la noche, cómo era posible que Diego me señalara aquél como el mejor, para yo ir a probar mi querido Steak Tartar. ¡No me lo podía creer! Y menos después de los tantos, y tantos años preparándoselo en el restaurante Los Limoneros: que si la carne cortada a cuchillo y al momento, que me lo preparen en el comedor, que si puede ser con pimienta “picona o la puta la madre“, que le gusta más que con tabasco,... que las tostadas estén calientes, que si le podemos poner de acompañamiento papas fritas (corte paja)… y nosotros siempre con un: sí señor, así lo servimos siempre.

Y después de todo esto, llegué al restaurante recomendado, pido mi steak tartar, y me vienen con una carne que no estaba recién cordada, preparado en cocina, unas tostadas bizcochadas frías y sin esas papas fritas “que tú tanto me exigías que tenían que estar crujientes”. Después de esto, nuestra amistad seguirá, pero en nuestra conversación ya no queda sitio para ver dónde se prepara el mejor steak tartar. Yo lo tengo claro…
Y todo mi respeto para dicho restaurante, es su estilo y todo es respetable.

¿Que cómo se prepara? Cada cual tiene su estilo, y se parecen mucho unos y otros.
El Steak Tartar a mí me gusta al estilo clásico: cortado con cuchillo, que no quede muy fino, porque sino queda pastoso y a la hora de prepararlo no da “juego” para mover la carne con soltura. Que no predomine ninguna salsa, su puntito de sal y que tenga un toque de arrastre.

Es mi palabra técnica aplicada para decir que entre fácil, así cuando te lo estás comiendo te queda en el recuerdo del paladar ese toque sabroso, una pizca salino, un leve toque picante que te gusta, al cual le falta un milímetro apenas para que sea molesto. Ese es mi tartar o tartare.

Dicen que proviene de los mongoles y también de los cosacos, que ponían trozos grandes en las monturas de las sillas, los salaban y especiaban y en el trascurso de unas horas ya estaba listo para comer. Otros dicen que es un derivado del típico bistec ruso, pero pasa lo mismo que con el Huevo y la Gallina “¿qué fue primero? “.

Y los franceses como siempre tirando para casa, y nos dicen, que fue una invención parisina para la sofisticada y pomposa burguesía de la “Bella Epoque“, del siglo XIX.

Hasta yo me lo creo.

Chema Vicente

Wine & Cheese

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario