Pez fugu, manjar de leyenda por su condimento de peligro

Uno de los mitos asociados con la máxima expresión del placer culinario unido a la temeridad es este pez fugu, que presenta la particularidad de que segrega un veneno muy poderoso, la tetratoxina, que puede ser letal y que le ha dado pinceladas de leyenda a su preparación coquinaria. Algo así como una "ruleta rusa" para el organismo.

"Piel gelatinosa, carne más curiosa que sabrosa, ligera sensación de lengua adormecida tras la ingestión". Son algunos de los adjetivos que merece este género de algunos cronistas gastronómicos, que aseveran: "De cualquier forma, debe uno morirse contento y feliz por lo sabroso de este bocado". Incluso, el animalillo en cuestión, que protagoniza uno de los capítulos de los Simpson -Homer se zampa uno entero sin vacilar y ve la muerte a un palmo-, pertenece a una de las múltiples variedades de lo que se conoce como "pez globo", un espécimen marino que en circunstancias de peligro se hincha como una bola.

En Canarias tenemos el ejemplo lejano del simpático tamboril, que no es comestible y que los pescadores suelen tirar a la mar. Pero el fugu se pesca y consume en Japón desde tiempos inmemoriales y con un consumo estimado en alrededor de 10.000 toneladas anuales.

A base de una dieta cuidadosa en piscifactorías, se ha conseguido criar un fugu sin veneno, lo que podría remover los mismos cimientos del mito. Para ser preparado este mítico fruto marino, el cocinero debe pasar una puntillosa preparación para aprender a manipular y cortar el ejemplar vivo, de tal forma que no salga de sus glándulas y no constituya peligro.

 

 

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario