HEINEKEN

Pepe Herrera , alma máter de Los Troncos, "cuelga" la chaquetilla

SERVICIO_WHATSAPP

El colega José Luis Conde, en su muy recomendable Abocados, apuntes de gastronomía, firma uno de esos artículos que, por un lado, dan nostalgia, por el hecho noticioso en sí; y, por otro, un enorme orgullo y júbilo de haber vivido etapas de Los Troncos, de Pepe Herrera (foto de portada de Sergio Méndez).

El título de Conde es ese: “Pepe Herrera pone fin a una etapa profesional de 50 años que inició en Casa Ramallo y siguió en esta casa de comidas que ya dio su último menú”. Claro, quiere creer uno que las cosas, y las buenas, son eternas. Así que fin de etapa y honores para Pepe Herrera.

Emblema gastronómico en Santa Cruz (diría yo que Santa Cruz en esencia). Por supuesto. Establecimiento enclavado en una zona de restauración en la que han brillado grandes de la cocina y la sala. José H. Chela, recuerdo, elogiaba platos de Herrera, entre ellos los huevos a la inglesa. Incontestables. En la hoy denominada calle El Perdón de la capital tinerfeña quedará la huella de ese sitio donde se ha comido tan bien.

Recuerdo, por ejemplo, llevar a una de las mesas de Los Troncos a mi buen amigo Javier Sierra, Premio Planeta de Novela, que precisamente venía a Santa Cruz a presentar en el García Sanabria su obra “El fuego invisible”. Le gustó todo al turolense.

El artículo de José Luis Conde trae recuerdos del cocinero nacido hace 73 años en Moya (Gran Canaria). “Ha sido un personaje –escribe el periodista- que forma parte de la historia gastronómica de Tenerife. Primero abrió Casa Ramallo, en La Laguna, y luego en el año 81 inauguró Los Troncos en Santa Cruz, con una cocina tipo castellana y canaria con productos de mercado (en la foto, papitas servidas a la mesa".

Para recordar: potaje de berros, los garbanzos, el conejo en salmorejo, el cherne a la plancha, o el bacalao encebollado, pero también la perdiz escabechada, el chuletón, la merluza o el rape son algunos de sus legados culinarios.

En particular, Conde se detiene en la especialidad imborrable. “Pero si ha habido un plato emblemático que todos recuerdan son los huevos a la inglesa (foto Francisco Belín), una receta familiar, que han admirado sus clientes que ya van por la cuarta generación.

El nombre se lo dieron por que “mi suegro era rubio con los ojos azules y parecía un inglés”, y añade Pepe Herrera que “la receta lleva circulando por la familia más de 150 años.”

Este plato, junto con la culinaria de la casquería que ha ido desapareciendo de la restauración de Santa Cruz, quedarán pronto en la memoria de todos aquellos que han acudido a este restaurante.

En este ENLACE, la entrevista íntegra en Abocados. Valga este artículo sobre lo anunciado en el medio amigo como homenaje sincero para Pepe Herrera.

Francisco Belín

FLOW
CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario