Notable apuesta por la raza bovina palmera

Puede tener su origen en la vaca Rubia Gallega, que llegó a la Isla Bonita durante el siglo XIV como animal de abasto para atender a la notable mano de obra empleada en los importantes astilleros de la época.

O para las construcciones, utilizadándolo como animal de arrastre para el transporte de piedras de gran volumen y troncos de pino de tea, cuya madera era empleada en maderas y vigas de gran peso.

La Raza Bovina Palmera, este animal dócil, tranquilo, con un peso en torno a los 600 kg, y cuya alimentación era principalmente la riqueza de las forrajeras de la Isla, comenzó a extenderse por orografía palmera, sobre todo en los campos, donde se utilizaba para la labranza y la construcción de grandes paredes en fincas, estanques o embalses de agua, entre otros menesteres.

Hoy la Raza Autóctona 100% tiene gran potencial como animal de excelente aptitud cárnica. Su leche es destinada a amamantar a sus terneros. Es un animal que se cría en libertad, en explotación semiextensiva, y que se utiliza también para poner en valor algunos de los trabajos que antaño realizó al servicio del campo, como la arada o la trilla.

La Vaca Raza Autóctona 100% Palmera es una animal de tamaño medio. Su construcción es bien proporcionada y equilibrada, con buena masa muscular. Encornaduras del color de la pezuña, blanquecina uniforme, orejas horizontales, morro ancho y de color claro, cruz poco destacada y línea dorso lumbar recta. Color rubio claro de tonalidad uniforme, ojos pequeños, animal de carácter dócil y longevo.

La calidad de esta carne, Raza Autóctona 100%, viene avalada por un estudio científico, respaldado por la Universidad de La Laguna, que le otorgó la máxima calificación.

La calidad de esta carne, reconocida y certificada por el Ministerio desde el 27 de abril del 2018, para el uso del logotipo de Raza Autóctona 100%, está estrechamente vinculada a la alimentación, sus características autóctonas y el entorno en el que se crían y desarrollan, en pleno campo y en libertad.

Su carne aporta nutrientes esenciales para la alimentación en cantidades más que suficientes de lo que se requiere en la ingesta diaria recomendada. En cuanto a la presencia de metales pesados o tóxicos para la salud, en la carne de vaca palmera, no se detectan, no aparecen.

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario