Las mejores copas del mundo tienen forma de ala de avión

El degustar un vino es una experiencia placentera que involucra prácticamente todos los sentidos: vista, gusto, olfato. Según el diario argentino El Cronista, el mundo de la cristalería está íntimamente ligado a este disfrute. Es por esto por lo que esta industria busca diseñar las mejores copas que permitan apreciar con calidad los atributos de esta bebida.

Siguiendo esta línea, la compañía austriaca Riedel, uno de los líderes mundiales de la cristalería para la viticultura, ha marcado un antes y un después lanzando Winewings. Diseñada por Georg Riedel, la colección tiene como objetivo cumplir con el desafío de fabricar una cristalería funcional y revolucionaria que privilegie la experiencia sensorial a la estética del producto.

Con este nuevo diseño, Riedel huye del tradicional cáliz con forma de huevo. Lo primero que llama la atención, es la base plana del cáliz, cuya forma remite al ala de un avión. “Elegí un fondo plano con una forma similar a la de un ala, ya que aumenta la superficie del área del vino expuesta al oxígeno. Esto conlleva mayores niveles de evaporación y se consigue una mayor intensidad de aromas”, explica su creador y añade que, aunque en términos estéticos la colección se sale de lo establecido, “Es brutalmente funcional, ya que hace volar los aromas, sabores y emociones que transmite el vino”.

Para conseguir este nuevo diseño, Georg estuvo más de un año experimentando, catando, probando, comprando y afinando. La nueva colección Winewings está integrada por 7 modelos: tres copas para vino tinto (cabernet sauvignon, syrah y pinot noir/nebbiolo), tres para vino blanco (riesling, chardonnay y sauvignon blanc) y una para champagne o espumantes. La forma de cada una de estas copas fue diseñada de acuerdo con el tamaño de los granos de uva, la fineza de su piel, la acidez y los taninos de cada variedad.

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario