TUVIGÚ

La 'marcha gastronómica' de Tenerife encantó en Madrid Fusión 2020

DUENDE_FUEGO

Crónica acerca de las tres intensas jornadas vividas in situ con el despliegue de Tenerife y de Canarias (Gran Canaria, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote) en la cumbre gastronómica publicada en atlanticohoy.com (Grupo AtlanticoHoy).

Créanme que me visto he ‘fajado’ ya en incontables congresos gastronómicos y piensen asimismo, asimismo, que no hay que ser precisamente un lince para discernir entre cómo se han servido unas u otras ediciones de un Madrid Fusión (como quien dice también Gastrocanarias, Gastronomika San Sebastián, Fórum Coruña,…). Claro que para eso mismo acudimos comunicadores y periodistas y contarles lo vivido según hayamos observado y experimentado.

Es por ello que ‘atacar’ esta crónica de MF20 se me hace complicada y sencilla a la vez; apasionante e interminable al unísono; resplandeciente y estimulante a la par,… Además de la percepción del encuentro en general, con cambio de reubicación incluida a la Feria de Madrid desde el habitual Palacio de Congresos, más que un viento Alisio, Tenerife, fue un ventarrón de la gastronomía que probablemente en esta edición ha movido molinos  -aparte de los del gofio- de un estilo, destino y forma de hacer las cosas que ya juega de pleno en Primera División.

¿Exageración? Saben los que me conocen que no me puede la exaltación  vacua, las flores plásticas de florero o exageración postiza que no serviría más que para disfrazar lo que no se puede o se tiene. Por tanto, aunque la marca que engloba toda la potencia de la Isla es TENERIFE (Tenerife Gastro Experience), para esta crónica muy bien podría acoger la del título: “TT” (Tenerife Trepidante).

Es que el stand propio en la Feria de Madrid fue un verdadero vendaval de acción y actividad, de casi ‘frenetismo’ para que todo el programa llegara a una sincronización perfecta por parte de cocineros-as, reposteros-as, bodegueros-as, representantes de nuestros vinos, organizadores-as del Cabildo (Turismo Tenerife y Agricultura) y los cargos de la Corporación insular... Recuerdo cuando alguien me apuntó en una ocasión: “fíjate que cuando un deportista de élite tiene los ojos encajados, ojeras y esa expresión mezclada de rabia y furia, eso es que está al máximo nivel competitivo,…”.

Allí todos-as estaban en equiparable estado de revolución y a fe que siguiendo un guión reactivado por los corazones y por el orgullo de remar juntos hacia el objetivo de dejar constancia de lo que es Tenerife. ¡Vaya si se consiguió!

Ese fragor individual y colectivo obtuvo recompensa: Tenerife ha dado un golpe de autoridad en la gran mesa de Madrid Fusión. Con el conjunto de las Islas que dejaron acento propio (La Palma, Fuerteventura, Lanzarote y Gran Canarias), Canarias vuelve a tornarse cada vez más fuerte aunque siempre la proa mirando a mejorar los detalles y potencialidades.

Si en este prólogo me he extendido, en realidad escribiría durante horas y en manantial fluido para detallar toda esa sensación de satisfacción aquilatada durante tres jornadas por los-as que formábamos ese “acorazado” gastronómico que ha sido Tenerife en la exposición de sus distintas facetas de producto, cocina, repostería, vinos,… Una espiral de talleres  y degustaciones –también en el stand de Saborea España- que causó gran impacto en la importantísima cita madrileña.

Por todo esto, cabría hilvanar palabras clave: emoción (lágrimas de muchos presentes ante la intervención de la Familia Galván, Casa Tomás, de El Portezuelo, Tegueste); más emoción con las conexiones vistas en la gran pantalla desde la Casa del Vino o La Molineta en La Laguna durante la presentación del gofio a cargo de Zebina Hernández;  la sabiduría del tándem: Carlos Gamonal y su hijo Lucas (el puchero); Antonio Aguiar y Fidel Pérez (cochino negro); Antonio Díaz y Yolanda Frechín (repostería canaria); Saba y Sheila (frutas tropicales increíbles del vivero La Cosma, Bajamar); Jesús Camacho y Alfredo Marrero (efectista pastelería de restaurante y de obrador); Isidro Álvarez y Domingo Ríos (aguacate),… Podríamos seguir.

Todas las intervenciones a reventar y seguidas también fuera del espacio del stand. La gran pantalla tampoco daba abasto. Por allí pasaron también personalidades que no querían dejar pasar la oportunidad de saludar y, claro, degustar producto o vinos de Tenerife. Los críticos nacionales José Carlos Capel y Julia Pérez, que profesan verdaderamente un reconocimiento y efecto a la familia de Casa Tomás; Andoni Luis Aduriz, alma mater de Mugaritz (Rentería, dos estrellas Michelín); Eufrasio Sánchez, insigne periodista asturiano y, a la sazón, Embajador de Tenerife…

Un momento para el homenaje de nuestros estellas Michelín, al que se acercó Safe Cruz y Aída González (Gofio Madrid), los hermanos Padrón, Juan Carlos y Jonathan junto a María José Plasencia y Raquel Navarro, y el propio Carlos Gamonal, histórico y primero en obtener el astro de la Guía francesa. Abrazo entre buenos amigos, como son Braulio Simancas y Safe. El primero había encantado con su desayuno de El Pastor y luego con una ponencia acerca de los mojos canarios en el escenario polivalente.

Al pie del cañón y pendientes de todo, ciertamente, los responsables de Turismo del Cabildo del Cabildo de Tenerife, Gregorio Martín y David Pérez (consejero y consejero delegado, respectivamente), así como Javier Parilla, de Agricultura, que recibieron a las autoridades estatales.

Del  ir y venir por el recinto –se perdió este año la configuración propia de Congreso para parece más a una feria- se podía advertir  el latido potente de Tenerife desde las distintas posiciones. Todos tenían que ver con un vino o con un producto; probaban un bocado: ¡Esto está muy bueno! Le confirmaba yo a esa persona: verá, es que estos cocineros-as ‘guisan’ como los ángeles. ¿Qué se puede esperar entonces? Pues esa fue una constante.

En los escasos momentos de ‘respiro’ me encantó visitar a nuestras islas. La Palma, que se estrenaba en la zona Saborea, trago de ron y almendrado; esos argumentos de Lanzarote (malvasía volcánico o vermú Primo con la tostadita de salmón de Uga y mermelada Lala de naranja de ‘ombligo’ (increíble), además del chip de morena de Juan Perdomo, de El Risco, que también sirvió lentejas estofadas y caldo de millo); conversación rápida con Ángel González, director comercial de los siempre magníficos quesos majoreros de Maxorata, o ese bienestar con un ron, queso flor o un café salvador de Agaete en el stand de Gran Canaria que emulaba la atmósfera de una tienda de aceite y vinagre. Canarias hace sentir bien.

Como punta de lanza esta crónica, basada en pinceladas, pretende conformarse en el cimiento de otras sucesivas que, en atlanticohoy y huleymantel, se centrarán en las temáticas impulsadas en los espacios de Tenerife en MF20, pues tocaba este domingo remarcar el papel y protagonismo y de las PERSONAS.

Otro tanto de párrafos como los escritos hasta ahora no podrían quizá servir para resaltar el esfuerzo desplegado en organización y coordinación para que todo finalmente saliera con un éxito evidente. Hay que administrarlo, por supuesto, y no dormirse en los laureles.

No podré nombrarlos-as a todos-as pero de honor es reconocer el despliegue de esas piñas –pellas diríase- formadas por Aída Cedrés, Vicky de la Rosa, Sonsoles Ravina, Teresa Sánchez-Sicilia, de Turismo de Tenerife; Antonio Bentabol, Domingo  Ríos, María Hontoria y Agustín Espinosa, de la Consejería Insular de Agricultura; Pablo Pastor y Juan Carlos Clemente, en nombre de todos los cocineros-as, reposteros-as; Diana Marcelino, centrada al máximo en todos los detalles, principalmente en el stand de Saborea Tenerife, a Marián, Óscar, Manuel que representaron a las DO de Vinos de Tenerife, y a tantas y tantos que es imposible nombrar en este momento pero que se irán desgranando en sucesivos artículos.

Enhorabuena Tenerife, enhorabuena Canarias.

Francisco Belín

FLOW

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario