TUVIGÚ

La importancia de la dieta en el funcionamiento del cerebro y las neuronas

Banner-Campaña-1300x200

En este interesante artículo de la neurocientífica Raquel Marín podemos ver como la dieta tiene un impacto muy relevante en el cerebro. El metabolismo de algunos combustibles para el cerebro, como la glucosa o los cuerpos cetogénicos es fundamental para las neuronas. Pero además, los últimos estudios indican que las conexiones neuronales en el medio plazo también van a modificarse según una forma u otra de dieta.

El cerebro es un alto consumidor metabólico. Uno de los nutrientes principales es la glucosa, que se encuentra en todos los alimentos de la materia viva: plantas, granos, animales de tierra, animales de agua y también las plantas marinas.

Cuando comemos, una parte importante de la glucosa que consumimos la gasta el cerebro en su actividad, tanto de día como de noche. El cerebro nunca descansa por lo que incluso mientras dormimos sigue consumiendo este combustible metabólico. La glucosa llega a consumirse por el cerebro hasta en un 60% del total según el momento del desarrollo cerebral, el momento de la vida y la actividad. Este gasto es descomunal si tenemos en cuenta que este órgano maravilloso tan solo representa un 2% del total del peso del cuerpo. ¡Él por sí solo es un comilón nato!.

Teniendo en cuenta estos preceptos, se puede entender que cuando falla el transporte y la gestión de la glucosa que circula por la sangre se puede generar un aumento de la propensión a enfermedades neurodegenerativas. De hecho, uno de los efectos del envejecimiento cerebral es precisamente la reducción de la inmensa red vascular del cerebro, por lo que se dificulta el transporte de la glucosa a las células, lo que acelera a su vez el detrimento cerebral.

Ver artículo completo aquí. 

FLOW
CARTANET
1 Comment
  • Raquel Marín Cruzado
    Publicado el 17:02h, 09 junio Responder

    Muchas gracias a Hule y Mantel por su interés en la nutrición para el cerebro. Es fundamental para la buena calidad de vida.
    Un cordial saludo
    Raquel Marín

Publicar un comentario