La hostelería de Tenerife exclama un "¡basta ya!" unánime contra el cierre

Se pronuncian, sí, pero a algunos-as se les quiebra hasta la voz en el instante de siquiera emitir una impresión acerca de este nuevo cierre de interiores de la restauración en Tenerife, ya consumado, y que vuelve a abocar a los empresarios de la hostelería a un verdadero punto de no retorno en muchos casos.

Desde que huleymantel.com plasmara en abril las opiniones de cocineros-as, profesionales de la sala, proveedores, etc., el caso es que ya por entonces el cansancio era enorme, muy pronunciado, y este reciente no ha hecho más que dejar atónitos (al margen de la indignación y el desplome de los ánimos) al conjunto de los sectores implicados. Hablar más claro, medidas contundentes para no centrar, reducir aforos a porcentajes coherentes,…

Hay términos, exclamaciones, rabia contenida y hasta súplicas que se concretan en dicha solicitud unánime para que esta situación tenga ya hoja humana, financiera y, al fin y al cabo, de vida. A continuación la ronda de consultas coordinada por Francisco Belín.

Pedro Nel Restrepo (Etéreo, Santa Cruz). Quizá se haya convertido en una de las voces directas y respetuosas a la hora de subrayar la absoluta necesidad de analizar medidas alternativas en lugar del cierre. “El cierre de los interiores de los restaurantes es, sin duda, el mayor varapalo que hemos sufrido durante toda esta pandemia pues ya estábamos sintiendo que veíamos la luz al final del túnel. Esto no ha sido cierto pues remontar y parar sucesivamente ha supuesto para todo el sector un gasto enorme, peor aún cuando ya estamos agotados financieramente y de manera psicológica”.

“Se podría haber tomado otras medidas, por ejemplo reducir el aforo al mínimo ‘decente’ para poder dar servicios por horas concertadas o ahora que el Gobierno canario afirma que hay tanta gente vacunada, pues que esta situación nos permitiera recibir clientes con una dosis o las dos pautas de la vacunación. Urgen soluciones tajantes y menos traumáticas que no el cerrojazo, que está llevando a la destrucción de la empresa y del empleo en la hostelería de Tenerife”. Sigue el ENLACE

Pablo Amigó (Noi, Santa Cruz). “Llegados a esta altura de los acontecimientos es que ni me siento con claridad ni criterios para valorar todo esto que está pasando, porqué no sé qué criterios se aluden para unos cierres tan drásticos. Yo observo que todo en general está reventar; salgo al parque y llevo mi hijo y el parque infantil sí está precintado. Mientras tanto, y mi intención les aseguro no es la de polemizar, un centro comercial de 4.700 personas de aforo sigue en su día a día. Yo, que me muevo con 8 personas de aforo, dispongo al menos de una terraza express pero que no da para la economía familiar, para qué decir mis colegas con los interiores cerrados y sin posibilidades. Insisto: no sé cuáles son los motivos; si hablamos de los políticos, pues eso, y si se trata de la sanidad en realidad no se sabe quién está detrás o al menos no disponemos de informaciones claras al respecto. Claro que no me quiero poner conspiranoico pero no puede ser normal que estemos en esta situación disparatada cuando el resto de las Islas arroja otros datos. Esto es indignante y se deben ocuparse de la hostelería como base de muchos sectores, entre ellos el primario que es el que nos da de comer y salvan al planeta. La restauración tinerfeña de se va a resentir mucho y si eguimos así cerraremos la gran mayoría”.

Ignacio Solana (Solana, Santa Cruz). “El cierre de la hostelería, para mí, no tiene sentido porque yo creo que en todos esos espacios se tomaron las más rigurosas medidas para la seguridad de sus clientes. Además, lugares que están controlados y supervisados por el personal del restaurante, cuándo y por contra en este tiempo he visto focos y brotes que precisamente no se pueden atribuir a la restauración; por decir todos los que tenemos en mente, no sé –que alguno habrá habido- en la hostelería. Digo yo que apuntan al sector no sé si para calmar conciencias y lo que se hace es perjudicar a empresarios que están cayendo perjudicados gravemente. A mí no me han mostrado un triste dato que respalde que somos el centro de la diana para cerrar una vez más. Veo el drama para muchos compañeros que han hecho un esfuerzo titánico -lo estamos haciendo todos- y creo que el colectivo y la sociedad ya están considerando, como en mi caso, que es una decisión muy desacertada”.

Juan Carlos Padrón (El Rincón de Juan Carlos, Adeje). “Esto que está pasando, estas decisiones me parecen que rayan la ilegalidad. Cuando en el Estado español se disuelve la alarma, se permite prescindir de la mascarilla y el Gobierno nos cierra sin contemplaciones. ¡Que son medios de vida! ¡Que no se puede mangonear el sustento de familias pudiendo buscar soluciones intermedias y adaptadas, que las hay. Yo preguntaría: ¿en qué se fundamentan para cerrar? ¿En qué? Si somos en verdad los causantes pues que no los demuestren científicamente. ¿Los centros comerciales no son interiores? Ya para qué decir de botellones, que en eso ya interviene personas sin responsabilidad y la policía no da abasto. Estamos cansados de medidas de los que nos gestionan que no casan ni por asomo con los intereses de un colectivo harto de estar los primeros de la fila en cuanto a las restricciones”.

Toño Armas (El Gusto por el Vino, Tenerife, Canarias). “Personalmente, que vivo en el sector de la hostelería y soy proveedor de muchos restaurantes de Canarias, siento hoy toda la insatisfacción y una gran pena de que se castigue sin criterio ninguno a la hostelería de Tenerife. A todos nos hace falta que la restauración consolide su camino, que la actividad siga en bares, cafeterías y restaurantes siempre basadas en la adecuación a las circunstancias pero nunca, nunca estas medidas absolutamente desproporcionadas y sin ningún criterio científico –a mi entender-. ¿De todos los contagios en las islas, el porcentaje de los restaurantes cuál es? Es que creo que hasta el comité científico desconoce la incidencia en el interior de restaurantes pero sí hay que cargar contra la restauración que, por lo visto, son los afectados de la pandemia. Estoy a muerte con todo el sector: estoy con todos mis amigos-as de la restauración. Tienen todo mi respaldo, los estoy apoyando en mis redes sociales y en lo que yo pueda, en el día a día. Espero que esto acabe pronto y con las medidas cautelares que se están tomando, ojalá que todo esto vuelva a la normalidad y que ‘pague quien tenga que pagar’. Insisto, me han parecido unas decisiones totalmente injustas para los hosteleros. Los que amamos la hostelería y vivimos de ella no podemos dejar que esto camine de esta forma con un gobierno que, como diría John Benjamin Toshack, parece como pollo sin cabeza”.

Curro Palomares (Cumai, El Puerto de la Cruz). “¿Impresiones? Ninguna salvo que esto no tiene arreglo. No hay gestión, los que nos gobiernan no dan soluciones. Parece como si la hotelería fuera lo más visible que hay y lo único que está en la picota. Alrededor de la hostelería también hay un montón de puestos de trabajo a los que están arruinando, empresas de todo tipo también. Esta decisión es negativa para todo el mundo y así no se hacen las cosas; así no se hace un corte, de un día para otro, así no se soluciona pues hay que tener una visión más objetiva. Nosotros somos pequeños pero hay empresas con muchos trabajadores y esto no hay quien lo aguante. Además, desde los que nos gobiernan no hay empatía ninguna y esto cuesta la salud. No hay soluciones por ningún lado y estábamos bien, la cosa iba bien, estaba todo controlado. En el Puerto se piensa en fiestas y celebraciones pero para la hostelería no hay alternativas factibles. Se echa de menos un golpe en la mesa de una vez, pues los pequeños empresarios hemos aguantado durante un año y medio; hemos estado sacando adelante y sacado fuerza de donde hemos podido, pero ha llegado el momento en el que ya no se puede más y mi salud se está resquebrajando. Es una barbaridad, insisto, y no nos ayudan los que nos gobiernan, no nos facilitan las cosas y no quiero decir barbaridades ante esta forma de dar un corte en seco en Tenerife. Peor aún, cómo desde fuera están viendo que no se hacen bien las cosas y la gente se irá Baleares y otros destinos. Estamos cayendo en picado y siento rabia -y la rabia tiene que salir por un lado-. ¿Tenemos que pagar de verdad por los platos rotos? Ah también ahora necesitamos a esos periodistas y gastrónomos que inflan el pecho, a los gastrónomos que ahora necesitamos para que sean voz y defensa con más fuerza que nunca”. Curro Palomares en su Fbk. Mensaje. Sigue el ENLACE

Carmen Nieves Martín (El Nido del Tucán, La Laguna). “Lo que siempre veo de los cierres es que se hace de forma indiscriminada. No todos los locales son iguales y una solución sería que se estudie el aire que se respira en según qué interiores, Existen locales con doble altura y se puede ajustar el volumen de clientela en relación con las saturaciones de ese aire. Si caemos en la cuenta, se montan carpas exteriores con altura muy baja y, si corre el aire, las cierran y se comportan ‘más interiores’ que los propios interiores. Una solución sería, aunque difícil, que grupos de técnicos especializado en circulación de aire y ventilación del Cabildo, del Ayuntamiento,… estudien en cada local para dar alternativas a funcionar, así como la instalación de medidores de CO2”.

Alberto González Margallo (San Sebastián 57, Santa Cruz). “El cierre de interiores es una varapalo más a la maltrecha economía de la Hostelería; interiores y exteriores porque, al final, nos afecta a todos en la isla. Somos una isla del servicio, de emociones… este cierre es un clavo más en el ataúd y el Gobierno de Canarias supuestamente es el que tiene que velar por el buen funcionamiento de la economía y, sin embargo, es el que está poniendo trabas y está hundiendo la economía en la Isla. La crisis sanitaria está claro que es lo que es, pero se ha demostrado con prueba-error que no se soluciona nada con el cierre del interior. Es que no somos los culpables de que Tenerife siga subiendo en incidencia cuando en nuestros locales interiores cumplimos las normas con celo, a rajatable, por encima de las exigencias del Gobierno y por encima de las exigencias sanitarias. Queremos que nuestros clientes estén orgullosos y seguros de venir a nuestros restaurantes llevando a cabo un protocolo por encima de lo que nos exige la ley. Con distancia incluso mayor que la exigida, con personal formado para poder dar esa seguridad, desinfectando cada copa, cada silla, algo que no vemos en otros ámbitos. No estigmaticen a la hostelería: refuercen lo que sea menester pero no a costa de nuestras costillas: vigilancia de los que sí sabemos que son foco de infección; vacunen, sigan a las personas en los parques, los botellones, en fiestas privadas, los restaurantes sí, los que no cumplen. Pero a los que cumplimos que nos dejen trabajar, que podamos seguir generando riqueza”.

Pablo Pastor (presidente de ACYRE Canarias). “Acerca de los cierres de restaurantes e interiores en Tenerife estoy completamente en desacuerdo y transmito desde aquí mi total e incondicional apoyo a los restaurantes ante medidas que no tienen justificación. Tenemos que luchar para que se mantengan los puestos de trabajo, se mantenga la calidad, que sigamos produciendo, que se siga consumiendo producto local que es lo que dice el Gobierno canario y los ayuntamientos que es lo que tenemos que hacer. De esta forma, claro está, será imposible sabiendo, para colmo, que los contagios no están relacionados directamente con la gastronomía y la hostelería en general. No es entendible que ahora que se abrirán un montón de hoteles, con estas restricciones las paguen zonas determinadas de la Isla, como el Puerto de la Cruz o en el Sur en general. Es imposible que se sigan cerrando restaurantes sin ton ni son, perdiendo puestos de trabajo -yo estimo que van a caer en estas dos semanas entre 2.000 y 4-000 empleos. La gente se va a ir a la calle una vez más y eso con lo bien que estaba fluyendo todo. Hay que seguir trabajando para que la isla de Tenerife siga adelante y evitar que la gente siga ahogada. Y esta es otra: la mercancía, qué hacer, congelar,… Vuelta a emprezar. Pérdida de calidad y dinero. Un mazazo brutal”.

Francisco Belín

Informaciones relacionadas.

Total apoyo a la hostelería de Tenerife desde El Blog de Corviniano

Cerrojo a los interiores de los restaurantes: ¿oxígeno o asfixia? Por Francisco Belín

Torres: "Es inaceptable que se diga que no se siguen los informes epidemiológicos"

¿Qué le decimos a Nel? José Luis Reina

Un grito de ayuda por la hostelería canaria (desde la primera línea) (Paula Vera, abril 2021

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario