TUVIGÚ

Flores no sólo bonitas sino apetitosas por San Valentín

Banner-Campaña-1300x200

A comienzos de cada semana y en la sección de Gastrosaludable de huleymantel.com, Laura López ofrece las características de especies que crecen en la Finca de Gracia de Tacoronte. La riqueza en el uso de la restauración es inimaginable pero sí existen observaciones que la experta y alma mater de Mi Jardín se Come detalla a continuación. Advierte: "Toda la información compartida se hace a título informativo, no pretendo dar consejos legales o médicos".

Mi abuela, mujer sabia que vivió más de cien años decía ya hace bastantes años que, llegaría un día en que las estaciones se distinguirían unicamente por las hojas de los árboles. Sin ir más en efemérides en medio de un verano inusual de inicios de febrero, hay quien más y quien menos mira a su agenda del 14 de febrero.

En las más de 20 semanas que llevamos en la inmersión de las flores comestibles hemos aprendido ya que, hablar de flores es hablar de seducción, comunicación y porqué no decirlo del sexo de las flores. Flores con un diseño estratégicamente perfilado para atraer y alimentar otras especies que le permitan llegar a su fin, la reproducción.

Así pues, como si fueramos abejas y abejorros revoloteando entre una y otra flor recordamos esta semana una serie de cinco flores que sensorialmente harán de nuestros platos un ingrediente más que sensorial.

Laura

Aciano: Centaura Cyanus

Los hombres de la nobleza del Reino de Inglaterra portaba esta flor en la solapa de sus chaquetas para indicar a las damas su estado de soltería. El diseño de la flor está concebido para que los insectos polinizadores tengan una buena “pista de aterrizaje” donde se posan tranquilamente al mismo tiempo que reciben el propio polen y néctar de la flor.

Las virtudes culinarias de los pétalos en fresco entran por los ojos, sus colores juegan en la gama del blanco, azul, violeta, rosa. Su delicadeza sublime, debido a una textura ligera y suavidad potencia la belleza del plato allá donde sus pétalos se posen.

Borraja : Borago officinales

La cultura celta a le dio el nombre borrach de la cual deriva coraje. Era el ingrediente que potenciaba a los vinos para darle coraje y valentía a los hombres que, dejando atrás a sus mujeres, se iban una vez más a la guerra.

A la borraja se la conoce como la flor melifera por excelencia. El centro de su estrella de 5 puntas esta dotada de una lanza que sirve de masaje a quienes se posan sobre ella. Una vez polinizada cambiar de color y posición indicando de manera generosa, que ya pueden ir buscando otra.

A nivel culinario, su ligero aroma y sabor nos mueve entre el de las ostras, el rábano y el pepino. La textura que la caracteriza es un dulce crocante.

Rosas : Rosa rosae

Si hemos de hablar de una flor reina, esta es la rosa. Palabra latina de origen griego que se refiere a su olor agradable.

Flor con mucha fuerza y poder, tanto que, Cleopatra mandó llenar los pasillos de la recepción de Marco Antonio con un metro de altura de pétalos de rosas y así, entre pétalos Marco Antonio caminó hacia ella.

Ha sido una flor reina en la cocina tradicional de Oriente, los pétalos incorporan matices florales y sutiles de sus cocinas, en su repostería y también en el sugerente y sutil ingrediente como es el agua de rosas.

Flor de un día: Hemerocallis

Si hay algo que más nos inspira el amor, es el hacer por sentirnos más bellas o más bellos y esta es una de las flores que “per-se” representa la belleza.

Efímera, sabrosa, dulce, con textura y con colores vivos que resaltan el plato allá donde se coloquen.

Flor eléctrica: Acmella Oleracea

Flor que, si bien no es bella es una de las que una vez que se la conozca, no pasará desapercibida. Probar la flor por primera vez se trata de toda una experiencia que recomiendo dosificar dado el conjunto de sensaciones que pasan por la boca. Una vez pasado ya su efecto, las papilas gustativas se abren y todo aquello que degustemos a continuación le encontraremos una mayor cantidad de matices. Es una flor estimulante y no sólo del sistema inmunitario. Una sola flor consigue subir el ánimo del cuerpo y porqué no predisponernos para nuevas y divertidas sensaciones.

Flores, quizás el mayor elogio al amor que existe en la naturaleza, que nos seduce y que esperamos les inspire para disfrutar no sólo un día sino cada día como un regalo. Una semana más flores ¿Para qué os quiero? Y ¿Cómo no os voy a querer?

FLOW
CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario