Esto también es Hostelería (el artículo de Chema Vicente)

Uno de mis días en el “jodido” Makro: llego  tarde, intento aparcar lo más cerca posible de la entrada -casi nunca lo consigo-, y tengo que dejar el coche  más lejos que el primer aparcamiento que dejé “por mi cabezonería de aparcar enfrente de la puerta“.

Otra vez la hora 'pegada al culo', venga Chema, corre que te corre y no te entretengas. Con la cabeza gacha y a lo mío; en el primer pasillo me encuentro  a Iñaki, el  del Clavijo, le dejo un saludo rápido y sigo empujado el carro. Me encuentro con más conocidos  y saludo con mínima expresión  y sigo centrado en no perder ni un segundo.

Paso para el segundo pasillo y me encuentro de frente a  Carlos del restaurante Coto de Antonio. Escucho  decir: “¿Qué pasa Chema?, ¿Cómo llevas lo  de los quesos?”

Desde ese momento ya sabía yo, que aquí se terminó mi propósito de llegar puntual  a mi destino.

Empezamos a hablar “de lo nuestro”, HOSTELERÍA , HOSTELERÍA Y HOSTELERÍA.

Después de media hora, le pregunto: Carlos, ¿y usted no se retira?

Chema yo ya tengo edad para retirarme.

¿Y a qué estamos esperando Carlos...?

Estoy  esperando que mi socio tanga mi edad, llevamos 35 años juntos y ahora no lo voy a dejar solo.

Una pequeña reflexión.

Juntos 35 años, seguro que con más de una discusión de trabajo. Aguantando el tirón en estos duros años de crisis.

Y que con 67 años un sábado en Makro, tirando por el carro tengas las ganas y fuerzas para decir:

“Estoy esperando que mi  socio tenga la edad para retirarnos juntos”.

Esto sí que es  elegancia, lealtad, fidelidad, lleno de HOSTELERÍA de la fina, fina.

Qué pena que los señores de la estrellas Michelín no se fijen en estos detalles y se pongan a buscar en restaurantes sin manteles y con platos de papel.

Qué pena para la hostelería que tu socio no tenga veinte años menos.

Chema Vicente

Wine & Cheese

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario