El Vino de Madeira, atractivo del Archipiélago y único en el mundo

El vino es, sin duda, uno de los atractivos de Madeira. Se trata de una bebida única, debido al tipo de uva, clima y suelos volcánicos en la región. Un vino de licor, resultado del fruto de sus viñedos, cultivados delicadamente a mano, en pequeñas tierras de “poios”, así se conocen los campos de Madeira, ya sea en las montañas o junto al mar.

La historia del cultivo de la vid en el Archipiélago se remonta a 1419, cuando por primera vez llega el vino a Madeira, donde el clima se prestaba a la producción de vino, de la mano de los portugueses. Las primeras cepas, al parecer, vinieron de Grecia, de la isla de Creta y más tarde fueron introducidas las variedades principales del vino de Madeira actual.

La importancia del vino de Madeira se muestra por las referencias artísticas. Tiene presencia en Enrique IV de William Shakespeare o en el brindis de la Declaración de Independencia de Estados Unidos en 1776, se cree que era el vino preferido de Thomas Jefferson. Sin embargo, Madeira no se salvó de la crisis provocada por las enfermedades de las vides, como la filoxera en 1872. Pero, en el siglo XX, tras varias décadas de estancamiento, vuelve a recuperar su prestigio.

La temporada de cosecha generalmente tiene lugar a fines de agosto y durante el mes de septiembre,momento de la celebración del Festival del Vino en el Archipiélago. Actualmente, las variedades de uva más conocidas son tinta negra mole sercial, boal, verdejo y malvasía, entre otras, con vinos de diferentes grados de dulzura: seco, medio seco, dulce y mitad dulce. En los últimos años, ha comenzado la producción de vinos de mesa: blancos, rosados, tintos y espumantes.

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario