TUVIGÚ

Echinacea Purpurea, una majestuosa flor con virtudes medicinales

ARONA

Continuamos una semana más indagando en nuestros jardines, en este caso nos acercamos a una planta oriunda de los Estados Unidos donde los campos se llenan de flores de Echinacea Purpurea hasta donde alcanza la vista. Planta que ha sido muy utilizada por los indígenas por sus propiedades medicinales y que llega a nuestros días por sus virtudes frente a diferentes tipos de enfermedades.

La Echinacea purpúrea también crece en nuestra isla. Su porte majestuoso, alegre, vistoso y vigoroso convierte a la planta en la protagonista, de gran belleza, para cualquier jardín comestible, medicinal y hasta melífero que se preste, dado que es una planta de especial preferencia para las abejas.

Si bien la Echinacea es bien conocida por sus virtudes medicinales, en nuestro afán por experimentar sus posibilidades culinarias la hemos descubierto como muy próxima a la flor eléctrica. Sus falos pétalos son algo ásperos y desprenden un ligero amargor. La parte de mayor interés se centra en las flores que forman parte de la inflorescencia. Tan solo con probar varias de ellas y dejar que sus sensaciones se expresen en el paladar. En unos segundos, aparece una sabrosa experiencia. El resultado es una sensación limpia, fresca, ligeramente ácida, floral y generadora de buenas vibraciones en la lengua. Para quien escribe, resultan más delicadas que la flor eléctrica, ya que la preciada sensación permanece en el paladar de manera tenue durante minutos.

Pasada la sensación electrizante, el paladar limpio, la frescura en boca y esa buena sensación floral, una echa mano a la memoria y a la referencia de F. Adriá de la leche eléctrica, piensa en un buen Gin Tonic, al guacamole eléctrico de Ayoze Quintero del Culinaria 2018 y una se queda con la curiosidad creativa de las nuevas aplicaciones a desarrollar que seguramente dejen mejor sabor y sensación que las que conocemos de la flor eléctrica.

Entre las virtudes medicinales de la planta, destaca como estimulante del sistema inmunitario, para el tratamiento y prevención de infecciones víricas, como catarros y gripe y, por vía externa, para el tratamiento de úlceras, llagas y heridas. Las flores se pueden conservar secas, en extracto hecho en alcohol o en vinagres y por ejemplo, tomar en infusión.

Con el afán de seguir descubriendo, aprendiendo y sobretodo compartiendo los beneficios y virtudes que las plantas nos regalan, una semana más, ¿flores para qué os quiero? Y es que ¿cómo no os voy a querer?

NOTA IMPORTANTE: Los datos y recomendaciones que se realizan son a título informativo, no suplantan de ningún modo la consulta médica. Todo tipo de tratamiento, remedio natural o dieta debe ser aprobado por su profesional de confianza.

DUENDE_FUEGO
FLOW

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario