TUVIGÚ

Amapola, algo más que sólo golosas semillas

Banner-Campaña-1300x200

La isla de Tenerife nos permite disfrutar de una gran biodiversidad de plantas comestibles que crecen naturalizadas. Así que, esta semana nos hemos ido al campo para recoger flores de amapolas (Papaver rhoeas) a la que localmente se la reconoce como majapolas. Indaguemos pues, un poco más en el valor gustativo de la flora silvestre que la isla nos regala en primavera.

Existen más de cincuenta especies del género Papaver. De la especie que nos ocupa hoy sus pétalos son rojos y se distinguen de la adormidera, opio o borrachera (de esta planta alguien de la isla, me contaban como de niño les pedían que no se las dieran a las vacas ya que caían borrachas).

Se diferencian de las primeras por un porte mucho mayor y sus pétalos blancos a las que se les atribuyen propiedades narcóticas. Se trata de una planta muy presente en nuestra historia, los primeros restos datan del 3.100 AC en una cueva en Andalucía. Las amapolas y la flor del aciano son las flores con las que se han homenajeado a los muertos caídos durante la I Guerra Mundial.

Las amapolas, llevadas a cocina, lo que más se aprovecha son sus semillas que solemos encontrar tostadas sobre panes o en repostería. No obstante, las hojas más frescas pueden ser utilizadas como las espinacas tanto frescas como cocinadas.

Los pétalos no solo son llamativos por su color, sino también por un sutil aroma y sabor que fácilmente se asocia con frutas o verduras en crudo o cocinadas tanto dulce como en salado. Lo más fácil es “desflorar” sus pétalos e incorporarlos al gusto. Mantienen su consistencia en fresco, mientras que al cocinarlos se reducen en trazos melosos que generarán untuosidad al plato. Jaleas, siropes, confituras, licores. En las cocinas orientales, recuerdo verlas en platos de la cocina magrebi en taboulés o cocinada en los tajín de carnes o verduras.

Dando un paso más allá, los botones florales también son comestibles, en ellos se concentra todo su sabor y que podemos cocinarlos, encurtirlos o disfrutar del potente crujir de explosión de sabor en boca.

Sus propiedades medicinales sobretodo se atribuyen al aparato respiratorio, son utilizadas para calmar la tos así como los problemas de garganta, sin olvidar sus usos relajantes que como siempre recomendamos tomar bajo prescripción médica.

Flor bella, comestible, inspiradora, compañera de historias ancestrales y de niños, a nosotros nos hace felices compartir y dar valor, no solo a nuestros jardines sino también a nuestros campos, reconociendo el valor estético y comestible que tiene la naturaleza que nos rodea. Una semana más, ¿flores para qué os quiero? Y es que cómo no os voy a querer?

Laura López Terrón

@flaura.es

*"Las flores tienen el poder de despertar, en aquel que las admira, su verdadera naturaleza". E. Tolle

www.mijardinsecome.com

FLOW

TAMBIÉN EN HULEYMANTEL.COM

CARTANET
No existen comentarios

Publicar un comentario